por Pascual.

Después de conseguir sonados éxitos en el cine, como Amelie, Los chicos del coro, Asterix, etc las producciones francesas y especialmente de dibujos animados comienzan a llenar las pequeñas pantallas de medio mundo.

Francia ha sabido explotar muy acertadamente uno de sus productos nacionales que gozan de gran salud: el comic. En efecto muchas de las series de animación francesas son adaptaciones de conocidos personajes franceses como Titeuf, Cédric, Valérian, Asterix o Lucky Luke. Los productores franceses no dudan para conseguir sus objetivos en realizar alianzas estratégicas para conseguir grandes éxitos, como por ejemplo la serie Totally Spies, que realiza dos tercios de su cifra de negocio con empresas extranjeras.

Totally Spies, se exporta a 80 países, la mejor serie francesas de animación.

Este éxito de los productos audiovisuales franceses se debe en parte a TV France Internationale una organización mediadora entre el mercado francés y el mercado asiático, el gran pastel para las producciones europeas.
TV France Internacional, dispone de una web en cinco idiomas que incluye 19.000 referencias y agrupa a más de 150 productores y distribuidores franceses. Está financiada por el Centro Nacional de Cinematografía (CNC), Procirep (Sociedad civil de productoras de cine y de televisión que tiene como actividad principal la remuneración de derechos a las productoras), las cuotas de sus miembros y el Ministerio de Asuntos Exteriores. En solo diez años de funcionamiento se ha conseguido duplicar la exportación audiovisual francesa.

DE ESTA EXPORTACIÓN FRANCESA EL PRODUCTO ESTRELLA ES SIN DUDA ALGUNA LAS SERIES DE ANIMACIÓN QUE REPRESENTAN UN 36,7% DEL TOTAL, SUPERANDO AL DOCUMENTAL 23% Y A LAS SERIE DE FICCIÓN 20%.

Los responsables de la producción audiovisual española deberían tomar nota de esta cifra. En general la exportación Televisa española se fundamenta en modelos de producción de comedias y concursos que luego deben ser adaptados a cada país y no de series completas como el modelo francés.